Cirugía Mamaria y Ginecomastia

1.  Aumentos de mamas: propone una solución para aquellas mujeres con escasa glándula mamaria (hipomastia), o con la glándula caída (Ptosis) y un polo superior mamario atrofiado, muy comúnmente posterior a partos repetidos y lactancias.

En algunos casos, cuando nos encontramos ante un exceso de piel motivado por cambio de peso o embarazos, es necesario realizar la resección de esta piel excedente para poder “levantar” la mama (Mastopexia).

Nuestro objetivo es lograr naturalidad en el resultado, logrando un aspecto mamario armonioso. Utilizamos prótesis anatómicas o “en gota” cuando es necesario

2.  Reconstrucción mamaria: entendemos el difícil momento que sufre una paciente, posterior a la extracción de una mama afectada por un tumor maligno. Consideramos de suma importancia el poder brindarle la posibilidad de crear una nueva mama, lo más parecido posible a lo anterior. Los métodos utilizados son:

Expansores mamarios anatómicos de última generación y aportes de tejido muscular propios, tanto del musculo dorsal ancho y del recto anterior.

A su vez, damos extrema importancia a la reconstrucción de la areola y el pezón, por la influencia que presentan en el aspecto estético de la mama.

3.  Ginecomastia: frecuentemente se observa un aumento de la glándula y/o grasa en la mama (Ginecomastia) que producen una insatisfacción estética. El tratamiento de la ginecomastia, luego de descartar  otras causas, es la lipoaspiración de la grasa y la recepción del excedente de glándulas a través de mínimas incisiones.

4.  Reducción mamaria: el excedente de glándula mamaria produce trastornos como: dolores de columnas y lesiones cutáneas por presión del corsé. Nuestro objetivo es extraer el excedente glandular y cutáneo, utilizando técnicas que utilicen las menores cicatrices posibles, y que logren la elevación de la areola y pezón.